Niño perdió parte de su visión por comer papas fritas

4 de septiembre del 2019

Conozca lo que arrojó el estudio.

Niño perdió parte de su visión por comer papas fritas

Freepick

El joven británico quedó prácticamente ciego luego de incluir en su dieta solo papas fritas, Pringles y pan blanco, mostrando las posibles consecuencias de no tener buenas costumbres alimenticias; según un estudio de caso publicado en una revista médica.

Por varios años investigadores han comprobado que comer alimentos procesados en exceso podría causar: daño al hígado, enfermedades crónicas cardíacas, diabetes, obesidad, cáncer; entre otras. Sin embargo no se había hablado de un posible caso de ceguera.

Recientemente científicos de la universidad de Brixton examinaron un caso que sucedió en Gran Bretaña, un niño cuya identidad no ha sido revelada por razones legales, que su alimentación se basaba en lonchas de jamón procesado, papas fritas y salchichas desde la escuela primaria, además de evitar alimentos con ciertas texturas; perdió parte de su visión.

El paciente de 14 años ya había presentado pérdida auditiva un año atrás y síntomas de ceguera, pero los médicos no encontraron la causa, incluso se llegó a pensar que podría ser un problema genético.

No obstante, el joven seguía presentando problemas en su salud, aunque tenía una estatura normal y no presentaba signos visibles de desnutrición. El estudió concluyó que tenía bajos niveles de vitamina B12 y anemia.

“La deficiencia de vitamina B12 puede causar neuropatía óptica, pero es muy inusual encontrar deficiencia en la dieta cuando se consumen productos animales, por ejemplo, jamón y salchichas, que son fuentes importantes de la vitamina B12”, dijo la autora principal del estudio, Denize Atan, oftalmóloga de la Facultad de Medicina de Bristol y del Hospital Bristol Eye.

Los doctores trataron su malestar inyectando vitamina B12 y le recomendaron seguir una dieta estricta, puesto que una dieta pobre y una ingesta reducida de minerales pudo ser la causa de pérdida de la visión en este caso, además agregaron que la neuropatía óptica nutricional podría volverse más común por el consumo de comida ‘chatarra’.

“Nuestra visión tiene un gran impacto en la calidad de vida, la educación, el empleo, las interacciones sociales y la salud mental”, concluyó la autora.

Cabe destacar que Tom Sanders, profesor de nutrición y dietética en el King’s College de Londres, no estuvo de acuerdo con el informe y criticó las bases alimenticias del estudio, ya que no tuvieron en cuenta defectos genéticos o exposiciones ambientales.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO