Groenlandia aprovecharía cambio climático para independizarse

19 de agosto del 2019

El sedimento del deshielo genera arena que puede llegar a ser utilizada como materia prima.

Groenlandia aprovecharía cambio climático para independizarse

Varios kilómetros adentro de este fiordo en el suroeste de Groenlandia, el agua se ha tornado abruptamente blanquecina, señal de que está cargada con sedimento.

Es este material, transportado aquí en una constante columna de agua de deshielo del glaciar Sermeq, el que ha venido a ver Mette Bendixen, una científica danesa en la Universidad de Colorado.

Bendixen, quien es geomorfóloga, se encuentra aquí para investigar una idea: ¿podría esta isla de 57 mil habitantes convertirse en proveedora de arena para miles de millones de personas? Arena para playas erosionadas. Arena para ser usada como lecho para tuberías, cables y demás infraestructura subterránea. Pero principalmente, arena para concreto.

El mundo produce alrededor de 10 mil millones de toneladas de concreto al año, y se perfila a hacer más para una población que se pronostica crecerá en más de un 25 por ciento para el 2050. Eso convierte a la arena, que compone aproximadamente 40 por ciento del concreto por peso, en uno de los productos básicos más usados del mundo, y uno que se está volviendo más difícil de conseguir en algunas regiones.

Debido al poder erosivo del hielo, hay mucha arena en Groenlandia. Y habrá mucho más, porque el cambio climático está acelerando el derretimiento de la capa de hielo de 1.5 kilómetros de espesor de Groenlandia.

Bendixen planea un estudio de dos años para responder a preguntas sobre la idea, incluyendo su viabilidad y los efectos ambientales de extraer y exportar grandes cantidades de arena. El Gobierno de Groenlandia, un territorio autónomo de Dinamarca, también lo está estudiando. Correspondería a los empresarios, posiblemente con ayuda del Gobierno, hacerlo realidad. Su factibilidad está supeditada a un aumento en el precio de la arena.

Hoy casi toda la arena se extrae a menos de 80 kms. de donde se utiliza, dijo Jason C. Willett, especialista en productos minerales en el Servicio Geológico de EU. “Una vez que lo mueves a cualquier distancia, entonces cuesta demasiado”, dijo.

En Groenlandia, una gran industria exportadora de arena podría ser crucial para una posible independencia.

Kuupik V. Kleist, Primer Ministro de Groenlandia del 2009 al 2013, dijo que la explotación de recursos minerales era el objetivo obvio para un mayor crecimiento económico. “Pero a fin de reemplazar la mitad del presupuesto del Gobierno se necesitarían muchas ganancias de cualquier actividad nueva que pudiera surgir”, señaló.

La capa de hielo de Groenlandia libera unos 820 millones de toneladas de sedimento al océano cada año, alrededor del 10 por ciento de todo el sedimento descargado a los océanos de todo el mundo. El glaciar en el Fiordo Sermilik, a 80 kilómetros al sur de la Capital, Nuuk, libera alrededor de un cuarto del total de Groenlandia. Bendixen ha hecho algunos cálculos hipotéticos. Si sólo el 15 por ciento del sedimento que se vierte a este fiordo cada año pudiera ser extraído, esa cantidad, 30 millones de toneladas, es el doble de la demanda anual del Condado de San Diego en California, uno de los más poblados en EU.

El Fiordo Sermilik es sólo uno de una serie de lugares en Groenlandia con grandes cantidades de arena.

A nivel mundial, la demanda de arena está al alza. La extracción a menudo es ilegal. Un informe de la ONU este año señaló que la extracción de arena alrededor del mundo excede las tasas en las que es reabastecida. La remoción de arena a lo largo de ríos y regiones costeras a menudo causa una mayor erosión y daño a los ecosistemas, indicó el informe.

Incluso Nuuk, de 17 mil 500 habitantes, quiere expandirse. Hay planes de construir miles de casas para albergar a una población que se pronostica llegue a 30 mil para el 2030.

Mike Hoegh extrae arena para su uso en Nuuk con su barco de dragado de 46 metros de eslora, el Masik Sioraq. En una tarde reciente, el barco estaba en un pequeño fiordo. La tripulación de cuatro hombres había bajado un tubo de 18 metros de largo al lecho marino, encendido una bomba y un flujo constante de arena y agua era disparado a través de un filtro hacia la bodega del barco. Después de unas cuantas horas el agua en la bodega sería desplazada completamente por la arena, unos 345 metros cúbicos.

Lo que Bendixen y otros imaginan sería a una escala mucho mayor, al extraer arena de fiordos como Sermilik y cargar grandes buques cargueros para el envío a otras partes.

Bendixen dijo que el objetivo de sus estudios es dar a los groenlandeses un análisis exhaustivo de las perspectivas para desarrollar una industria de arena.

“Le corresponde a Groenlandia decidir si esto es algo que quiere hacer”, apuntó.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO