¿Habría homicidio culposo en la muerte de los suboficiales?

13 de agosto del 2019

Para algunos juristas, su muerte ocurrió por una “infracción al deber objetivo de cuidado”.

¿Habría homicidio culposo en la muerte de los suboficiales?

Colombia sigue consternada por la muerte de Jesús Lacides Mosquera y Sebastián Gamboa Ricaurtelos dos suboficiales de la Fuerza Aérea que se cayeron a 200 pies de altura desde un helicóptero, mientras hacían una exhibición al cierre de la Feria de las Flores en Medellín, Antioquia, el pasado 11 de agosto.

Escuche las noticias más importantes del día:

El hecho sacudió al país y a las Fuerzas Militares. A los uniformados les faltaba poco para aterrizar en el Aeropuerto Enrique Olaya Herrera; sin embargo, la vida se les fue en un instante.

Es por eso que la Fiscalía General inició una investigación y el Gobierno suspendió este tipo de actos hasta que no se conozca qué fue lo que en realidad ocasionó su muerte.

La FAC indicó que en el adelanto de las indagaciones, se pudo verificar que la cuerda que sujetaba a Lacides y a Gambona tenía un corte, al parecer, hecho por un agente externo.

Descartó que esta se haya desprendido del helicóptero, que sufriera un desgaste o que no haya aguantado el peso.

Los familiares y allegados a las víctimas exigen respuestas. La institución, por su parte, aseguró que al finalizar esta semana se conocerán los resultados de la investigación.

¿Homicido culposo?

Para algunos juristas en este caso podría haber un homicidio culposo. Según el abogado Juan Trujillo, la muerte de estas dos personas ocurrió por una “grosera infracción al deber objetivo de cuidado”, ya que los superiores debieron haber previsto que un accidente de estos podría suceder.

“Esto significa que los responsables del operativo habrían causado la muerte de los militares por negligencia”, le dijo Trujillo a KienyKe.com.

Mencionó que, al ser una demostración aérea abierta al público, se debieron redoblar los protocolos de seguridad para salvaguardar la vida de los dos suboficiales.

“Según la FAC, el gancho de anclaje y la cuerda de donde se sujetaban los militares podían aguantar el peso, pero se confió negligentemente en esos cálculos y no se previó ningún tipo de seguridad mínima adicional”, indicó.

El abogado Iván Cancino coincidió con Trujillo. En diálogo con este medio mencionó que, si bien es cierto que la cuerda tenía capacidad para diez personas, debió haberse utilizado una “cuerda de vida” adicional.

“Los suboficiales debieron tener un dispositivo de seguridad aparte por si se presentaba una eventualidad. Pero como no se hizo y ellos murieron, puede haber un homicidio culposo”, explicó.

Cancino insistió en que si un agente externo fue el que ocasionó la tragedia, “no hay cómo explicar que los suboficiales no tuvieran ‘plan b’ para su seguridad”.

“Si fue por una cometa, porque estaba desgastada o por cualquier otra razón, no se hubieran muerto si hubieran tenido una ‘cuerda de vida’. Esta los hubiera protegido. Todo lo definirá la investigación, pero explicar por qué no había otro tipo de seguridad es imposible”, insistió.

Por su parte, el abogado Miguel González indicó que para él no habría homicidio culposo; es más, señaló que no habría ningún delito, a no ser que se demostrara que alguien cortó la soga a propósito.

Sin embargo, concordó en que sí hubo negligencia. “Las Fuerzas Militares fueron negligentes porque no cumplieron con los protocolos establecidos para ese tipo de procedimientos”, indicó.

Agregó que en este caso se podría iniciar una demanda en contra de las Fuerzas Militares para que entre a responder por esos hechos.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO