Stjepan Bobek, la leyenda del fútbol yugoslavo

22 de agosto del 2019

Falleció el 22 de agosto de 2010.

Stjepan Bobek, la leyenda del fútbol yugoslavo

Foto: Wikimedia

Stjepan Bobek fue un futbolista nacido en la antigua Yugoslavia, reconocido por ser uno de los mejores deportistas en la historia de ese territorio  y uno de los máximos goleadores de una liga de primera división en Europa.

Nació el 3 de diciembre de 1923 en la ciudad de Zagreb.

A los 13 años comenzó su carrera deportiva jugando para el Viktorija, un pequeño equipo de fútbol de su país. A los 20 años se convirtió en el delantero centro de Grandanski Zagreb y gracias a sus destacadas actuaciones, a los 21 años pasó a ser parte de la plantilla del FK Partizan.

En este club Bobek haría historia, anotando 403 goles en 468 juegos, siendo el máximo goleador del club y obteniendo dos títulos de la Liga Yugoslava y cuatro de la Copa Yugoslava.

Foto: Wikimedia

Bobek jugó como delantero a lo largo de su carrera y se destacó por su gran habilidad para anotar goles y driblar a los contrarios. Su técnica depurada y su visión exquisita contribuyeron para que figuras alrededor del mundo lo admiraran.

Incluso uno de los mejores jugadores de fútbol en la historia, Ferenc Puskás, elogió a Bobek en una entrevista y admitió que imitaba algunos de sus movimientos: “La técnica de Bobek con el balón no tiene rival. No me da vergüenza admitir que intenté copiarlo. Cuán parecido era a Dios con su “dribbling” y su pase de tacón era impecable. Él es todavía uno de los artistas más notables del fútbol”.

El goleador yugoslavo hizo presencia en dos mundiales, el de Brasil en 1950 y el Suiza en 1954, marcando un solo gol en ambas competencias.

Bobek también representó a su país en los Juegos Olímpicos de Londrés en 1948 y Helsinki en 1952. En ambos torneos ganó la medalla de plata y anotó en total siete goles.

Respecto a su juego, el ídolo yugoslavo afirmó en una ocasión que: “No pensaba mucho en lo que hacía o en cómo regateaba, pero era un momento en el que no era común que los entrenadores dieran instrucciones individuales a los jugadores. Sabía cómo jugar. El entrenador me decía en qué posición jugaba y eso era todo. Regatear era mi mejor habilidad, pero tenía otros puntos débiles como la recuperación de balón y el remate de cabeza”.

Después de retirarse, Bobek se convirtió en director técnico, estuvo al mando de 10 equipos y ganó 7 títulos en total.

En 1995, fue nombrado el mejor jugador de todos los tiempos del Partizan Belgrado, equipo al que le dedicó los mejores años de su vida. En 2009, el periodista deportivo, Fredi Kramer, publicó una biografía oficial sobre Bobek.

Stjepan Bobek murió en la medianoche del 22 de agosto de 2010 en Belgrado y su cuerpo fue enterrado en el callejón de ciudadanos distinguidos del nuevo cementerio de la ciudad.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO