Martin Cahill, uno de los ladrones más famosos de la historia

18 de agosto del 2019

Falleció el 18 de agosto de 1994.

Martin Cahill, uno de los ladrones más famosos de la historia

Martin Cahill fue reconocido alrededor del mundo por ser uno de los ladrones más famosos de la historia, robando desde valiosas pinturas de arte, hasta preciosas piezas de costosas joyerías.

Nació el 23 de mayo de 1949 en Dublín, Irlanda.

Su infancia la vivió en un barrio marginal de los suburbios de la capital irlandesa. Fue el segundo de 12 hijos. Su padre era un farero al que le gustaba emborracharse constantemente y su madre era una ama de casa.

En su época de escuela Martin llevó a cabo sus primeros robos, él y su hermano hurtaban comida para llevar al hogar y así ayudar a subsistir a su familia, en medio de la dura crisis económica que vivían.

A los 11 años entró a estudiar en una escuela cristiana. Cuando cumplió 15 años trató de seguir uno de sus grandes sueños al aplicar para unirse a la Marina Real Británica, pero fue rechazado rotundamente por contar con algunos antecedentes judiciales asociados a pequeños robos callejeros.

A los 16 años fue enviado a una escuela de oficios como castigo por parte de la fuerzas policiales de la ciudad. Cuando la sanción expiró, Martin regresó con su familia, la cual acababa de ser desalojada de su hogar por no tener recursos económicos suficientes para pagar el alquiler.

La familia Cahill tuvo que mudarse a un vieja y destartalada casa en el barrio de Hollyfield Buildings. Allí Martin vivió su adolescencia y conoció a Frances Lawless, quien fue el amor de su vida y la mujer con la que se casó.

A sus 20 años robó el almacén de armas de fuego de la policía de Dublín, desde ese momento los robos de Cahill tomaron mayor seriedad, pues pasaron de ser simples atracos callejeros a convertirse en acciones premeditadas con el uso de pistolas.

En 1978 cumplió una condena de cuatros años en la cárcel. Al mismo tiempo obtuvo gran atención mediática por pelear en los tribunales contra un nuevo plan de urbanización de la gobernación de Dublín, que consistía en demoler las casas pertenecientes al barrio en el que Martin vivía con su familia para construir inmuebles de lujo.

Cahill perdió la batalla, pero se negó a abandonar el vecindario, a pesar de que este ya se encontraba en ruinas. El propio alcalde de la ciudad, Ben Briscoe, tuvo que ir personalmente a convencer a Martin de mudarse a un nuevo lugar para permitir que las obras continuaran.

Cahill alcanzó la fama mundial en los siguientes años, su primer gran golpe ocurrió cuando él y su banda robaron oro y diamantes de la joyería O’Connor’s en Harold Cross, un hurto avaluado en 2,55 millones de euros.

Tiempo después asaltó la Colección Russborough House, una casa de arte que poseía varias de las pinturas clásicas más famosas del mundo en su versión original. Este golpe también fue avaluado en millones de euros.

A lo largo de su vida, Martin Cahill robó numerosos restaurantes de lujo y fue la pesadilla de varios de los comerciantes más poderosos del distrito nocturno de Dublín.

El legado de este famoso ladrón se hizo conocer en todo el mundo, al punto que en 1998 el director de cine, John Boorman, llevó a la pantalla grande la película ‘The General’, la cual se inspiró en la vida de Martin Cahill. Esta cinta ganó el premio a la mejor dirección en el Festival de Cannes.

La película ‘Veronica Guerin’, dirigida por Joel Schumacher, también abordó de forma secundaria la historia de Cahill. De igual forma, la cinta ‘Ordinary Decent Criminal’, dirigida por Thaddeus O’Sullivan y protagonizada por Kevin Spacey, tomó como ejemplo la vida de este ladrón para su creación.

El 18 de agosto de 1994, Martin Cahill recibió un disparo mortal en un cruce cerca de su domicilio en Rathmines. Existen múltiples teorías sobre su asesinato, algunas afirman que Cahill tuvo vínculos con grupos mafiosos y esto condujo a su muerte, mientras que otras manifiestan que dos de sus más íntimos lo traicionaron para quedarse con todo su dinero.

Martin Cahill fue enterrado en el cementerio de Mount Jerome. Su tumba es famosa en Dublín y ha sido profanada en varias oportunidades por personas anónimas.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO