Fulgencio Batista, el hombre que tumbó Fidel Castro

6 de agosto del 2019

Fue el hombre detrás de la ‘revuelta de los sargentos’.

Fulgencio Batista, el hombre que tumbó Fidel Castro

Foto: Wikimedia

Fulgencio Batista es reconocido en el mundo por ser el militar que dio el primer golpe de estado en Cuba, en el año 1933.  Batista también fue dictador de la isla. Murió un día como hoy 6 de agosto en el año 1973.

Nació el 16 de enero de 1901, en el seno de una familia humilde, en Banes (Cuba). Hijo de Belisario Batista y de Carmela Zaldívar. Trabajó desde muy joven debido a una situación económica difícil. Comenzó en el campo, más adelante se convertiría en aprendiz de sastre, carpintero y luego ferroviario.

Al cumplir 20 años tomó la decisión de comprar un ticket de tren para  ir a La Habana para ingresar al ejército. En 1923 ingresó a la guardia rural. Complementó la carrera militar con estudios de periodismo.

Lea también: Thomas Gray, una elegía cambió su vida

En pocos años ascendió a sargento. Debido al inconformismo frente al gobierno provisional de Carlos Manuel de Céspedes y Quesada planeó con otros militares la famosa ‘revuelta de los sargentos’, que se dio en 1933, originado así un golpe de estado en el que participó Ramon Grau San Martin y Antonio Guiteras Holmes.

Batista fue nombrado coronel y estuvo en cabeza del Ejército dirigiendo con mano dura la represión contra los movimientos comunistas y socialistas que se presentaban en las centrales azucareras.

En 1940 se presentó como candidato a la coalición socialista – democrática siendo elegido unánimemente. El 10 de octubre de 1940 dio comienzo a su mandato, legalizó el partido comunista cubano e introdujo reformas financieras y sociales al país. Esto mejoró parcialmente la situación económica de la isla.

Wikipedia

Durante la Segunda Guerra Mundial le permitió al gobierno estadounidense (mejor aliado en ese momento) utilizar sus bases militares.

En las elecciones de 1944 Grau de San Martín ganó la presidencia. Batista viajó a Estados Unidos en donde alternaría su residencia entre Waldorf Astoria en Nueva York y una casa en Daytona Beach, Forida. Se divorció de su esposa Elisa y contrajo matrimonio con Marta Fernández, en 1945.

Batista retornó a Cuba en 1952 y se postuló de nuevo a la presidencia, pero sin esperar a las elecciones decidió realizar otro golpe de estado. Se apoyó del ejército cubano para así poder tomar el poder a la fuerza. Derrocó la presidencia de Carlos Prío Socarrás y canceló las elecciones. El 27 de marzo de 1952 el gobierno de EE.UU reconoció su mandato.

Erradicó el derecho a las huelgas suspendió las garantías constitucionales y reinstauró la pena de muerte en el país.

En 1958 los organismos nacionales y así como varios de los gremios formados en el país apoyaron la insurgencia de Fidel Castro. Mientras tanto, Estados Unidos le brindó ayuda a Batista con aviones, tanques y última tecnología para combatir a Castro.

Esta dicha no duraría por mucho tiempo, el gobierno estadounidense dejó de venderle armamento al gobierno cubano y días siguientes le quitó el apoyo.

Fidel Castro y sus hombres armados lograron tomarse el poder y tumbar a Fulgencio Batista. Los guerrilleros entraron victoriosos a La Habana el 8 de enero de 1959.

Batista huyó del país con gran suma de dinero. Estados Unidos y México le rechazaron; sin embargo, en Portugal, el dictador Antonio Salazar le brindó la instalación pero con una sola condición, no participar en política.

El 6 de agosto de 1973 murió de un ataque al corazón, en España. Fue enterrado en el cementerio de San Isidrod, en Madrid. Lo dejaron junto a la tumba de su segunda esposa Marta Fernández Miranda de Batista y uno de sus cinco hijos, Carlos Manuel, muerto de leucemia en 1969.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO