Antonia Santos Plata, una heroína de la independencia

28 de julio del 2019

Falleció el 28 de julio de 1819.

Antonia Santos

María Antonia Santos Plata fue una heroína de la Independencia de Colombia. Luchó en contra de la conquista española. Fue fusilada por declararse enemiga del rey el 28 de julio de 1819.

Nació el 10 de abril de 1782 en el Socorro, Santander. Sus padres fueron Pedro Santos Meneses y Petronila Plata Rodríguez. Creció en la hacienda de sus padres El Hatillo. Su familia apoyaba abiertamente la independencia.

Fue educada en labores del hogar, recibió formación dentro de la religión católica. Además aprendió aritmética, escritura y gramática.

En la provincia donde creció se dio el más grande desacuerdo social y económico contra el gobierno colonial que provocó la creación del movimiento insurgente de ‘los comuneros’.

Antonia estuvo a cargo de la organización y creación de la primera guerrilla en la Provincia del Socorro. Se nombró la guerrilla del Coromoro. Este grupo insurgente tuvo gran participación en la lucha en la época de la reconquista.

Al comienzo el Coromoro tenía 40 miembros. A medida que crecía el terror de la reconquista más personas se iban uniendo al movimiento. Contribuyeron al triunfo de las batallas del Pantano de Vargas y del Puente de Boyacá.

El 12 de julio de 1819, un pelotón militar español dirigido por el capitán Pedro Agustín Vargas llegó a la hacienda El Haltillo donde operaban el Coromoro.

Los españoles capturaron a Antonia Santos, a su hermano menor, Santiago, a su sobrina Helena Santos Rosillo y a dos de sus esclavos.

Los prisioneros fueron transportados a Charalá. Algún tiempo después los encerraron en los calabozos de la cárcel en el Socorro. Tenían detenidas a varias personas por cuestiones políticas.

El 16 de julio se dictó una sentencia de muerte para Santos y los próceres Isidro Bravo y Pascual Becerra. Los declararon enemigos de la causa del rey y culpables de lesa majestad

Tres días después de la batalla del Pantano de Vargas, Antonia fue llevada al estrado en una esquina de la plaza del Socorro junto a los demás condenados. Iban acompañados del cura de la parroquia.

Tenía los ojos vendados y estaba atada a la horca, se escuchó el redoblante y abrió fuego en su contra. Su muerte fue el 28 de julio de 1819. En sus últimos momentos estuvo acompañada por su hermano.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO