¿Podemos consolarnos?

12 de agosto del 2019

Opinión de Carlos Salas.

¿Podemos consolarnos?

Hace pocos días tuve la oportunidad de repasar la entrevista que en 2016 le hiciera Bayly a Uribe. Esta memorable entrevista que, en su momento, me llenó de esperanza hoy es motivo de desazón. ¿Por qué?

En dicha entrevista le pregunta Bayly a Álvaro Uribe:

-Presidente, vamos a ponernos en el peor escenario: Se firma un acuerdo con las FARC – es un acuerdo que estimula el crimen porque lo premia, porque convalida la impunidad- y vamos a suponer que en el plebiscito Santos obtiene cuatro millones y medio de votos; y, entonces, se aplica el acuerdo de paz y los terroristas no van a la cárcel y algunos de ellos, quizás, se postulan al Congreso. Sin embargo, si en 2018 gana el uribismo la presidencia ¿eso se puede desandar? Esos acuerdos lesivos a los intereses de Colombia ¿se pueden corregir? ¿dejar sin efecto?

A lo que responde Uribe:

-El gobierno y las FARC en lo que enunciaron hoy se proponen con esa incorporación automática, utilizando indebidamente los Protocolos de Ginebra de 1949, blindar, como dicen ellos, el acuerdo… que sea irreversible. Pero así, como en este caso, sustituyen la Constitución para legalizar al terrorismo, nada se opondrá a que, con un proceso constitucional legitimo, se derogue lo que haya que derogar.

A mí me lo han preguntado y yo digo: Hombre, nosotros hablamos con toda franqueza. Si un compañero nuestro, directamente del Centro Democrático o en una coalición, resultare elegido presidente de la República en el año 2018, serena y tranquilamente se buscará la reorientación de los acuerdos y para lo que haya que derogar se buscará la derogatoria.

¿Qué pasó? Ganamos con el NO el plebiscito y un compañero nuestro del Centro Democrático resultó elegido, pero vemos que no ha habido ninguna derogatoria a esos ilegítimos y lesivos acuerdos con los que inconstitucionalmente y de manera tramposa, Santos entregó el país a las FARC.

Leyendo unas viejas Selecciones del Readers Digest me topé con dos citas que me han ayudado a comprender esa esperanza de 2016 y la desazón presente. La primera es del republicano John Foster Dulles, Secretario de Estado de Eisenhower, de derecha y anticomunista en plena Guerra Fría. Dice así:

“La experiencia me ha enseñado que aquellos que adoptan una actitud intransigente ante los problemas políticos, se afirman en ella a causa de que no conocen todos los hechos pertinentes al asunto, Aquellos que se muestran más rigurosos en sus juicios lo hacen por la misma razón. Cuando se conoce en su totalidad un problema , las soluciones no parecen tan sencillas”.

Tal vez peco de intransigente y de excesivamente riguroso en mis juicios por no conocer la totalidad del problema. De ahí este sentimiento de desazón al ver que nada ha cambiado. Me digo que un año es poco y se requiere de paciencia, paciencia y paciencia.

“Podemos consolarnos con el hecho de que si bien no se han realizado nuestros sueños, tampoco se han convertido en realidad nuestras pesadillas”, dice la segunda cita encontrada en Selecciones.

Me pregunto si podemos tranquilizarnos o será tan sólo consuelo de tontos. Como van las cosas, mientras sentimos frustración porque no se han realizado nuestros sueños, las peores pesadillas se pueden estar haciendo realidad.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO