¿Cómo vivirá usted en los próximos años?

8 de agosto del 2019

Opinión de Diego Molano.

¿Cómo vivirá usted en los próximos años?

Inicia esta semana la discusión del Plan de Ordenamiento Territorial para Bogotá –POT-  en el Concejo Distrital. Se convertirá en la discusión más importante para la vida de la capital en los próximos doce años. Desde el año 2011 ha debido aprobarse este esquema de ordenación del territorio, sin embargo, ni se lograron los consensos adecuados y las decisiones adoptadas por el Alcalde Petro en torno a la modificación del POT anterior, fueron demandadas y luego invalidadas por sendas decisiones judiciales.

El POT presentado, se convertirá en la carta de navegación para ordenar el crecimiento y desarrollo de la ciudad. Dicho Plan tiene una vigencia hasta el año 2031 y fija los principales parámetros de hacia dónde se debe expandir la ciudad, dónde debe consolidarse y en qué áreas se debe renovar.

Este Plan le permitirá a la ciudad cinco grandes apuestas para convertirse en una ciudad más ordenada, con mejor calidad de vida, más sostenible y más equitativa, en particular, por la apuesta para construir vivienda de interés social y una mejor movilidad para el Distrito Capital.

La primera es una apuesta de sostenibilidad. Se incorpora, al área de protección de reserva ecológica de la ciudad, 29.966 hectáreas y se dejan definidos proyectos revolucionarios para proteger los Cerros Orientales, los humedales y parques lineales alrededor de los tres ríos principales de la capital.

La segunda es una apuesta de equidad. Aquí se proyecta una expansión y densificación organizada, especialmente para facilitar la construcción de vivienda de interés social. Se proyectan 834 mil viviendas en estos doce años, de las cuales el 60% de las mismas deberán ser de interés social. Las generaciones actuales y futuras creen que no podrán tener vivienda propia. Este POT revive la esperanza de que volvamos a ser una ciudad de propietarios y no solo de arrendatarios. Esta habilitación de suelo no solo permitirá barrios con viviendas sino también con jardines infantiles, con espacios públicos y verdes y otros servicios como colegios y centros de salud cercanos.

La tercera apuesta es la construcción de una ciudad densa y formal. Más de 19 mil viviendas y habitaciones son construidas anualmente de forma ilegal e informal con los consecuentes riesgos para sus habitantes. El nuevo POT plantea unos proyectos de ciudad al interior de la ciudad, con edificios en altura y a lo largo de las troncales de transporte público.

La cuarta apuesta es una ciudad emprendedora, en donde se generará empleo con un valor agregado y es que se podrá vivir cerca a estos lugares de trabajo. Lo planteado, sobre formar barrios con usos mixtos, permitirá que se tengan ese acceso (trabajo-vivienda). También incluye el planteamiento de distritos creativos para los nuevos emprendedores de la ciudad.

La quinta apuesta es una ciudad preparada para tener un sistema de transporte público eficiente y que de abasto con las dinámicas diarias de la ciudadanía. Quedan incluidos en el Plan, la primera línea del Metro y se proyecta la segunda línea a Suba y Engativá bajando de la Avenida Caracas por la Avenida kr 80 y hasta llegar al Portal de Suba. Se incluyen también las vías tan requeridas de entrada y salida de la ciudad en la Autopista Norte; la calle 80, la José Celestino Mutis y la proyección de la Avenida Boyacá y la Avenida Ciudad de Cali al Norte.

La sexta apuesta es una ciudad para divertirse y vivir felices. Promueve los parques, las actividades culturales y las infraestructuras para preservar el patrimonio

A lo largo de la discusión deberá darse solución a las inquietudes de algunos barrios y comunidades como la Esmeralda, el 7 de agosto y Pablo VI que se sienten amenazados puesto que se permitirían alturas en edificios y desarrollo de actividades de alto impacto como bares, lo que afectaría la sana convivencia de las comunidades.

Tiene la responsabilidad el Cabildo Distrital de escuchar a la ciudadanía. Si bien se han recibido 22 mil aportes realizados por cerca de 30 mil participantes, lo que está en juego es el futuro de la ciudad y cada ciudadano sabe que su patrimonio más importante, su propia casa, puede cambiar para bien o para mal.

Lo ideal en una democracia como la bogotana es que se dé el debate y se produzcan las modificaciones necesarias para mejorar el proyecto. Restaría legitimidad al POT que este no sea debatido por los concejales y que por el contrario sea adoptado por decreto y no por un acuerdo democrático.

Un POT es a una ciudad, como la Constitución es a la Nación. Allí se define cómo queremos vivir en la Capital, qué tipo de barrios tendremos, qué colegios estarán, cómo serán los parques, cómo se preservarán los humedales, ríos y quebradas. El POT define el tipo de vida que vamos a tener en las próximas décadas.

*Diego Molano

Concejal de Bogotá

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO