La verdadera cara del monstruo del lago Ness

10 de septiembre del 2019

Los científicos analizaron el fondo del lago y tumbaron el mito.

La verdadera cara del monstruo del lago Ness

Algunas teorías hablaban de que el monstruo del lago Ness era en realidad un reptil marino de la prehistoria o un pez gigante. Pero recientes estudios indicaron que la realidad es otra.

Las ancestrales historias cuentan que en las profundas aguas del lago Ness, en Escocia, habita un animal legendario, bautizado como ‘Nessie’.

Cuentan que a Nessie lo han visto en varias oportunidades y que en algunas de ellas ha atacado a visitantes del lago y a pescadores.

Las versiones sobre este gran animal indican que el animal del lago Ness es una especie de dinosaurio, otros dicen que su apariencia es similar a la de un gigante cocodrilo que sobre las aguas se para en sus patas.

En mayo de 1933 el periódico Inverness Courier publicó la noticia sobre una pareja que había visto un extraño y gran animal hundiéndose en el las aguas del lago. Desde ese momento fue que el temible habitante del lugar fue llamado monstruo.

La noticia se extendió con rapidez y hasta particulares llegaron a ofrecer una recompensa de 20.000 libras esterlinas por la captura del mítico animal.

A partir de ese momento el mito creció y se multiplicó. Tanto que los diarios más famosos de Europa buscaron por todos los medios tener algún registro de la historia, hasta se llegaron a falsificar imágenes para documentar una verdad que nunca en la historia ha sido comprobada.

Después de una investigación que tardó casi un año, un equipo de investigadores reveló que el misterioso monstruo del lago Ness podría ser en realidad una gigantesca anguila.

Los varios resultados del estudio, realizado por científicos de la Universidad de Otago, de Nueva Zelanda, llevaron a determinar que en las profundas aguas del lago escocés hay más de tres mil especies pequeñas, de las cuales no halló ADN de dinosaurio o cocodrilos enormes.

Los investigadores, en cabeza del profesor Neil Gemmell, estudiaron los sitios más recónditos del lugar y sí encontraron presencia genética de anguilas grandes, que posiblemente fueron vistas por turistas o lugareños que los referenciaron como enormes animales extraños.

El director de la investigación indicó en rueda de prensa que los datos entregador por el estudio científico no revelan el tamaño de estas anguilas.

“No podemos descartar la posibilidad de que lo que la gente ve y cree que es el monstruo del lago Ness podría ser una gran anguila”, dijo el científico, quien recalcó varia veces que aunque ellos no se encontraron con animales grandes, la hipótesis de una anguila de buen tamaño no es descartable.

Lo cierto es que los mitos sobre el lago Ness seguirán vivos y alimentando el turismo en en esta zona de Escocia, que habla de un extraño animal desde el año 523, cuando un monje misionero rescató a un ciudadano de las fauces sus fauces.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO