Martí: El coach que se formó con sus propios traumas

31 de agosto del 2019

Armando Martí trabaja para que el vivir de otros sea mejor.

Martí: El coach que se formó con sus propios traumas

Foto: Kevin Narváez

Armando Martí se hizo famoso ante la opinión pública por la polémica que desató su contratación en la Fiscalía General de la Nación, en 2005, como asesor del entonces Fiscal Mario Iguarán.

A Martí lo quisieron investigar por los delitos de peculado, falsedad, usurpación de función y simulación de investidura. Seis años después las investigaciones en su contra se cayeron por falta de peso.

Meses después del suceso el Fiscal Mario Iguarán, en televisión nacional, le ofreció excusas públicas a Martí por lo mal que se manejó el tema desde la Fiscalía. Iguarán dijo en su momento que eran injustos los calificativos que la opinión pública y los medios hacían de Armando, quién, para él, había prestado un servicio profesional a la entidad.

A lo largo de la vida Armando Martí ha desarrollado varios oficios. Se inició desde muy joven en las artes de la parapsicología. Era mentalista e hipnotizador y dice que debido a sus dones intuitivos y con ayuda de un péndulo tiene algo de vidente.

Armando Martí siempre ha trabajado intentando que el vivir de los otros sea un poco mejor. Usaba la hipnosis para quitar miedos y fobias y para tratar problemas y debilidades de sus clientes. Ya no usa esta técnica.

Foto: Kevin Narváez

Martí dice que después de descubrir la logoterapia y de entender que el subconciente está en el alma, decidió dejar esos campos quietos. Entendió que ese tipo de técnicas ya no eran congruentes consigo mismo y las abandonó para tratar a sus clientes con la meditación.

Hoy Armando Martí es terapeuta coach. Es motivador. A través del diálogo ayuda a sus clientes a buscar respuestas sobre sus debilidades, traumas, inseguridades y hasta les ayuda con sus problemas personales.

Es buen conversador y eso le ayuda a ejecutar bien su trabajo terapéutico y motivador. Recientemente publicó un libro llamado Viajero interior: un camino simple hacia la serenidad personal del que habló con Kienyke.com.

Según Martí este libro está dirigido al inconsciente y al espíritu de cada ser humano, que él describe como una parte muy sabia de las personas.

El libro ha tenido buen número en ventas. Cuenta el autor que ya va por su tercera edición.

“Lo hice pensando en momentos iluminadores de cambio. En pequeñas frases, casi como mensajes de Twitter, como una especie de método digital en la lectura llevado al papel. Ese estilo ya ha tenido mucha repercusión”, dice Martí desde la sala de su oficina, en el norte de Bogotá.

Sobre el libro Armando también dice que es un camino simple para que los lectores se puedan encontrar consigo mismo.

Armando dice que con su libro, y también como coach, lo que trata es de ayudar a calmar los traumas de sus asesorados, quienes viven en una sociedad altamente traumática y lo hace tratando el interior de las personas que lo visitan. “Ayudo a la gente a encontrar el sentido de la vida”.

Foto: Kevin Narváez

Varias experiencias de su vida lo llevaron a ser la persona que es hoy en día: alguien que cree más en la relajación y la meditación que en las terapias hipnóticas o en el intentar obtener respuestas bajo el control de la mente, don que dice tener desarrollado por conocimiento y experiencia.

Una de esas experiencias fue la de haber conocido en persona al Dalai Lama, con quien pudo conversar por un espacio de tres horas, cuando difícilmente alguien ha logrado una entrevista con el líder espiritual del budismo tibetano.

Para Armando esta entrevista le cambió el rumbo de su vida, desde ese momento, cuenta el escritor de Viajero interior, su rol profesional lo enfocó más hacia el diálogo, la meditación y la espiritualidad, elementos que le brinda a sus asesorados.

Sobre su oficio de coach, que inició ya hace varios años, dice que aunque hoy en día hay muchos que se hacen llamar coach, no todos cuentan con las capacitaciones, experiencias y  certificaciones necesarias para llevar adelante una buena tarea como terapeuta emocional.

Pero aclara, “lo más importante es que ame la profesión, y sobre todo tenga mucha ética profesional e impecable confidencialidad”.

“El reconocimiento en esta profesión se gana con el voz a voz”, dice el coach.

Dice Armando que gracias al Internet y a la buena educación de los jóvenes, oficios como el suyo ha tomado fuerza y otros, que él califica como de charlatanería, como el de brujos e indios amazónicos, decayeron.

Foto: Kevin Narváez

“Hoy las personas son mejor educadas y tienen más conocimientos, por eso se dejan embaucar menos y no depositan su confianza en charlatanes sino que reconocen a profesionales que les podemos ayudar con sus conflictos y traumas”, dice.

Martí cuenta que ha estado tres veces cerca de la muerte y que esos episodios lo han acercado a Dios, ser de quien dice que desde la percepción es diferente para todos, pero que en esencia es el mismo a donde confluyen todas las religiones.

Dios, para Martí, es una fuerza que no es propia. Una fuerza a la que constantemente se le pide ayuda cuando hay problemas o barreras. 

Dice el coach que pedir ayuda de algo exterior es sinónimo de liberarse del ego y el narcisismo. “Nadie desde el ego y la soberbia llama a Dios”

“El problema de la sociedad es que no sabemos pedir ayuda”, dice Armando Martí quien concluye que para encontrarse a sí mismo el hombre tiene indudabelmente que pedir ayuda.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO